Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

13.4.13

“... a los pies de los apóstoles” (El apóstol Pedro y la mentira de Ananías)

Vida de la comunidad: comunidad de bienes

     El grupo de los creyentes tenía un solo corazón y una sola alma: nadie tenía por propia cosa alguna, sino que tenían todo en común. Los apóstoles daban testimonio con energía de la resurrección de Jesús, el Señor, y gozaban de gran simpatía. No había entre ellos ningún necesitado, porque todos cuantos eran dueños de haciendas o casas las vendían, llevaban el precio de lo vendido, lo ponían a los pies de los apóstoles y se repartía a cada uno según sus necesidades. José, llamado por los apóstoles Bernabé -que significa hijo de la consolación-, levita, chipriota de nación, tenía un campo, lo vendió, trajo el dinero y lo puso a los pies de los apóstoles.

El caso de Ananías y Safira

     Sin embargo, un tal Ananías, de acuerdo con Safira, su mujer, vendió una propiedad y se quedó con parte del precio, sabiéndolo también su mujer; luego tomó el resto y lo puso a los pies de los apóstoles. Pedro le dijo:
     -Ananías, ¿cómo es que Satanás se te ha metido dentro? ¿Por qué has mentido al Espíritu Santo reservándote parte del precio de la finca? ¿Acaso no era tuya antes de venderla, y aun después de venderla no quedaba a tu disposición el precio? ¿Por qué has hecho esto? No has mentido a los hombres, sino a Dios.
    
Ananías, al oír estas palabras, cayó muerto, y cuantos lo supieron se llenaron de miedo. Fueron unos jóvenes, lo amortajaron y lo llevaron a enterrar.
     Unas tres horas más tarde llegó su mujer, que ignoraba lo sucedido. Pedro le preguntó:
     -Dime, ¿vendisteis la finca por tanto?  
     Ella contestó:
     -Sí, por tanto.
     Pedro replicó:
     -¿Por qué os pusisteis
de acuerdo para poner a prueba al Espíritu del Señor? Mira, los que han enterrado a tu marido están ya pisando el umbral para llevarte a ti.  
     En el acto cayó a sus pies y expiró. Al entrar los mozos la encontraron muerta; se la llevaron y la enterraron junto a su marido. La comunidad entera quedó espantada y lo mismo todos los que se enteraron. 
[
Hechos de los apóstoles, 4 32  y ss.]



Biblia

En el texto he combinado diversas traducciones, aunque la base es la de las editoriales San Pablo y Cristiandad. 

1 comentario:

Luis Valdesueiro dijo...

La edición de Cristiandad es la novedosa versión dirigida por Luis Alonso Schökel y Juan Mateos.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.