Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

28.12.13

De la soledad

No es fácil llegar a conocer las entrañas de la soledad -conocer la soledad como se conoce un territorio-: el impulso a huir de ella es muy poderoso, y nos domina de tal modo que, aunque la soledad nunca nos abandone, siempre le estamos dando la espalda. No llegamos a conocerla del todo; el miedo nos domina. Y, por eso, cuanto más huimos de ella, más la tememos. Nuestro miedo acrecienta el pavor que despierta en nosotros. Pero la huida nada remedia, y más cuando ni siquiera sabemos de qué huimos. Al huir, el miedo multiplica el temido mal que nos asedia.

1 comentario:

jordim dijo...

La soledad es tímida, pero se acaba abriendo..

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.