Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

21.11.13

La hospedería de la razón (Glosa de unas palabras de Bernardo Soares)

A Bernardo Soares, trasunto del Pessoa oficinista, no le arredran los intríngulis. En la selva del lenguaje se maneja como avezado cazador. No le teme a las paradojas ni a los anacolutos. Cuando piensa, su pensar es levitativo, más próximo del éter que de la piedra dura. Sus razones parecen tiznadas de sentimientos. Bernardo Soares conoce bien la hospedería de la razón; esa hospedería que se encuentra, según sus palabras, “a medio camino entre la fe y la crítica”. La hospedería de la razón es refugio al que no todos se acogen, enfangados unos en su ceguera y otros en su no querer ver. Y, sin embargo, la hospedería de la razón es acogedora con quien acepta humildemente su fatal ignorancia. Pero ¿qué razón es esa que mora en la hospedería de la razón? Es una razón limitada, que si bien ayuda a comprender lo comprensible, no va más allá, abandonándonos a las puertas del misterio. La fe, a su vez, si no ayuda a comprender lo incomprensible, ayuda a sobrellevarlo. Sin el báculo de la fe, incluso la razón tropieza. Y a la fe no se le piden pruebas; ella, la fe, es la prueba de no se sabe qué. Rizando el rizo, Soares afirma que la razón misma participa de la fe, que la razón “es todavía una fe”. ¿Cómo es eso? “Porque comprender —sostiene Soares— implica presuponer que hay alguna cosa comprensible.” Pero incluso eso quizás sea mucho suponer, por más que nos forjemos la ilusión de comprender incluso lo incomprensible. Todo sea a fin de mantener la puerta del vacío cerrada a cal y canto. Por si las moscas.

2 comentarios:

Juan Poz dijo...

Otto Weininger escribe: "Todo conocimiento se basa en la aplicación de la lógica a contenidos concretos, pero la lógica sólo puede ser creída. La religión puede prescindir del conocimiento, pero el conocimiento no puede prescindir de la creencia, de la religión. (...) El con ocimiento sólo tiene como presuposición la lógica, el querer-saber sólo tiene como prerrequisito la idea de verdad; pero en estos sólo se puede creer." Antes ya había dejado claro que "las últimas proposiciones de la lógica, la ley de no contradicción y la de identidad, no pueden ser 'conocidas', sino que deben ser 'creidas'.
Curiosa coincidencia, a fe.

Luis Valdesueiro dijo...

Excelente cita la del infeliz Weininger. Algo de fe (de creyente o descreído), se necesita incluso para seguir viviendo. Lo numinoso está al acecho.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.