Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

23.2.13

Budhi-Dhorma y las meretrices

Aunque en alguna época pudo parecer -a causa de los embates del amor libre- que declinaba el amor mercenario, a Budhi-Dhorma no le sorprendía en absoluto su pervivencia. Mientras en el mundo haya hombres, y dineros, habrá meretrices, discurría. Budhi-Dhorma usaba el añejo vocablo sabedor de que cada palabra es única y de que no hay otra en el diccionario que designe con más elegancia el comercio carnal. Budhi-Dhorma desconfía de los sinónimos. Cada palabra apunta al blanco; y a pesar de las semejanzas, cada diana es distinta. En esto se resumía su filosofía del lenguaje y su conocimiento del oficio más viejo del mundo. Acerca de este socorrido lugar común, cavilaba el bendito: “Si admitimos que fue el primer oficio del mundo, lo que es mucho admitir, ¿cómo no admitir que también será el último? Admitámoslo.”

20/03/09 y 23/02/13

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.