Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

18.10.12

¿Creer o no creer? [San Manuel Bueno… Notas]

I

Justo cuando el obispo de la diócesis de Renada empieza a promover el proceso de beatificación de Manuel Bueno, Ángela Carballino está redactando una confesión sobre el antiguo párroco, su padre espiritual. Para Ángela Carballino la santidad de Manuel Bueno está probada, y no precisa de ningún refrendo vaticano.

II

Manuel Bueno duda de su fe. No sabe si cree en aquello que quiere creer. Y aunque duda, no reniega de su misión ni desazona a los demás con su infierno propio. Vive como si creyera, aunque no sepa si cree. ¿Hipocresía? Quizás. ¿Heroísmo? Tal vez. Un heroísmo huérfano, que se apoya en Lázaro para no caer en la desesperación, esa enfermedad mortal, que no mata, según diagnosticó Kierkegaard. Será Unamuno, devoto lector del danés, y autor y personaje incidental de esta novela, el receptor de la memoria de Ángela Carballino, esa “confesión íntima de mi experiencia de la santidad ajena”, como apunta su autora.

III

Refiriéndose a su hermano, Lázaro, cómplice de don Manuel, y a don Manuel mismo, Ángela escribe lo que bien parece un epitafio dual: «se murieron creyendo no creer lo que más nos interesa, pero sin creer creerlo, creyéndolo en una desolación activa y resignada». Así, pues, Ángela piensa que Manuel Bueno creía no creer lo que en realidad creía. Algo parecido le sucede a un personaje de Dostoievski: que si cree, no cree que cree; y si no cree, no cree que no cree. Las cosas del creer.

IV

¿Quién hay que no dude, incluso de sus certezas? La duda es esquirla lógica clavada en la fontanela del espíritu.

V

Al final de su escrito, Ángela se pregunta por sus paisanos: “¿Y estos, los otros, los que me rodean, creen? ¿Qué es eso de creer? Por lo menos viven. Y ahora creen en San Manuel Bueno, mártir, que sin esperar inmortalidad les mantuvo en la esperanza de ella.”

VI

Manuel Bueno, párroco de Valverde de Lucerna, se impuso vivir como si le iluminara la fe: sin desesperar de sí mismo y sin escandalizar a los demás. Ese fue su destino, ese fue su martirio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.