Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

12.6.12

Aforismos de Xavier Forneret (1)

También entre los escritores hay seres raros. En el siglo XIX vivió, en Francia, un digno ejemplar, al que los surrealistas redimieron del olvido y el propio Breton le hizo el honor de figurar en su Antología del humor negro. Ese escritor se llamaba Xavier Forneret, y su vida discurrió entre los años 1809 y 1884.

Forneret firmó alguno de sus libros como Un hombre negro (más esta coletilla: blanco de cara). Tan curiosa denominación evocaba el triste fracaso de una obra de teatro homónima, estrenada en Dijon allá por 1834 o 1835, que cosechó un rotundo fracaso.

Se pregunta Breton por qué el autor de una veintena de obras singulares ha pasado casi completamente inadvertido. El casi modera, en cierto sentido, la afirmación. El pope del surrealismo no sale de su asombro ante la dispareja producción de Forneret: lo sublime limita con lo necio y la constante originalidad de la expresión oculta frecuentemente la indigencia del pensamiento. Tan peculiar era el hombre negro que, tras la publicación de uno de sus libros, insertó en la prensa el siguiente anuncio (curioso ejemplo de reserva del derecho de admisión):

La nueva obra del Sr. Xavier Forneret sólo es vendida a las personas que envíen su nombre al impresor, Sr. Duverger, calle de Verneuil, y después de examen de su petición por parte del autor.

En alguna de sus obras, sin embargo, parece que Forneret llegó a pedir excusas por su incapacidad y solicitó la indulgencia del público. Quizás pensara, dicho sea en su honor, que hubiera debido escribir mejor lo escrito.

Forneret escribió libros de aforismos bizarres. Conozco el que lleva por título Todavía un año de sin título (1840), posterior a otro titulado Sin título, igual que tantos cuadros abstractos, o no. Proliferan las mayúsculas (como si estuviera escrito en alemán), y las rayas, y alguna otra peculiaridad tipográfica. El libro está dividido en capítulos, y los capítulos se nombran igual que los meses del año, como una suerte de diario aforístico.

De Todavía un año de sin título he seleccionado y traducido los siguientes aforismos que acaso contribuyan a dar una idea cabal de la singularidad de este hombre negro, blanco de cara.


AFORISMOS


ENERO

El ladrón más grande que yo conozca, — soy yo, — si me leéis. —

*

Cuando alguien se hace esperar, podemos decir: — Tal vez ensarta perlas para coronar a los bribones de la Tierra. —

*

Es el espejo el que se contempla en la mujer. —

*

El espectro es la mentira de la muerte como la desgracia es la verdad de la vida. —

*

Creed en lo lleno del vacío, 
                   y en el vacío de lo lleno. —

*

El pino, con el que se hacen ataúdes, es un árbol siempre verde. —

*

   ¡LA INOCENCIA!
Bonita nieve que se derrite 
          pobremente en el lodo. —

*

El viento llama, 
          y el árbol le responde. —


FEBRERO

Dichoso aquel que tiene dos cuerpos: uno, del corazón a la cabeza; otro, de los pies al corazón. —

*

¿Por qué el hombre muere más con más frecuencia durante la noche que durante el día? Es que el avaro oculta su tesoro. —

*

El sentido de una frase es tan solo un poco de aire allí donde no lo había. —

*

Para ser esperado 
          hay que haber llegado. —

*

Nuestra pluma que escribe es el perro que conduce al ciego; y nuestras palabras, la cuerda entre nosotros y el perro. —

*

Se puede decir todo con el arcoíris de las frases. —


MARZO

El sauce es el ojo; y el agua, la lágrima. —

*

El espíritu es el sol que se levanta; — la imbecilidad, — la luna que se acuesta. —

*

La niebla es la coquetería del sol. —

*

Saber únicamente Sentir
          es ignorar el mundo. —

*

He visto un buzón en un cementerio.


ABRIL

Carnero negro, carnero blanco: — misma fuente y otra agua.

*

Es necesario decir:
Olvidar una cosa, —
          Abandonar a alguien. —

*

Los ojos que se mueren son los ojos que viven. —

*

          YO.
Hoy he cometido casi un crimen: no he creído a una madre que lloraba. —

*

Al menos, si él no responde,
         
el mármol nos escucha. —


MAYO

Es triste cosa pensar que cada uno tiene su nombre, — lo que quiere decir: «Tú no eres mi hermano.» —

*

En un sonido puro siempre habita un alma, y con frecuencia todo un destino. —

*

Seguir amando a alguien que ya no ama es más horrible que un cuello cortado a medias; — ahí, al menos, hay remedio, levantando el cuchillo. —


XAVIER FORNERET, De Todavía un año de sin título
[Traducción de Luis Valdesueiro]


1 comentario:

auto tools dijo...

OBD2 reader can be obtained as personalized handheld readers or professional visitors for auto specialists. To connect it using the auto with the original autoboss v30 , chances are you'll require a cable, or perhaps a Computer with OBD2 computer software.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.