Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

14.5.12

T. S. Eliot: una curiosidad y una anécdota

Hojeo Razón, fe y revolución. En una pausa de su ataque a la Iglesia cristiana (sic), Terry Eagleton cuenta que una intervención de la CIA consistió en la divulgación “de una traducción al ruso del poema de T. S. Eliot ‘La tierra baldía’ [‘The Waste Land’] durante la Guerra Fría”. Y, con cierta sorna, el crítico marxista se pregunta si la agencia pretendía demostrar las virtudes del verso libre, y de la expresión libre, o si trataba de “desmoralizar a los soviéticos liberando en su seno el virus del nihilismo”. Inescrutables son los caminos de la literatura.

En otro orden de cosas, recuerdo una anécdota de Eliot, perfecto gentleman inglés nacido en Saint Louis (Missouri), que pone de relieve la fuerza de los tópicos. Quizás sucediera mientras el poeta trabajaba en La tierra baldía. Vivía en un piso de alquiler y sufría a unos vecinos ruidosos y bohemios. Un día, harto de la situación, se quejó al casero.

—Ah, Mr. Eliot –oyó el poeta–, compréndalo usted: ¡son artistas...!

Y el perfecto gentleman inglés, nacido en Saint Louis (Missouri), agachó la cabeza, avergonzado. ¡Lástima que él solo fuera un poeta de apariencia gris y burocrática!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.