Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

29.4.12

“O xogo da guerra” / ”El juego de la guerra”, un cuento de Carlos Casares

EL JUEGO DE LA GUERRA

Lo echaron a suertes y me tocó a mí. Yo pienso que hicieron trampas, pero me callé. El Rata me dijo: “Ve”. Yo no quería ir, digo la verdad. Pero cuando el Rata decía ve, había que ir. El Rata estaba loco, según mi madre. Pero yo pienso que no estaba loco, que era atravesado y de mala ley. “Ve”, dijo otra vez. Y fui. La casa de don Domingo quedaba lejos. Algo así como a dos kilómetros. Tuve que dar un rodeo para no pasar por delante de la zapatería de mi padre. Pensé: “Escapo para casa y ya está”. Pero cogí miedo. Además, hacía calor y en la casa no se para en verano con las moscas.

 

Llegué al chalé de don Domingo y grité:
–¡Zalo...!
Ladraron los perros. Esperé un poco y volví a llamar:
–¡Zalo...!

 

Cuando apareció, en seguida me di cuenta de que venía de dormir la siesta. Me dijo: “¿Qué pasa?”. Yo le dije: “El Rata te espera en el río. Cazó una mariposa muy bonita. Dice que vayas, que te la da para la colección”. El Zalo se volvía loco con las mariposas. Y el Rata, qué cabrón, cómo sabía dar con el gusto de la gente.
–¿Dónde está el Rata?
–En el Campo de la Bomba.
Salimos corriendo. Cuando llegamos, el Rata estaba bañándose en el río. Al vernos, salió. Miró al Zalo con cara de atravesado y le dijo: “Hola, ¿quieres la mariposa?”. El Zalo se volvió hacia mí como preguntando. La verdad, yo no quería. El Rata silbó y entre todos se abalanzaron sobre el Zalo. Lo desnudaron y lo ataron a un aliso. El Zalo lloraba y a mí me dieron ganas de llorar. Eso no se le hace a nadie y menos a traición. El Rata le escupió allí, en aquel sitio, y le llamó cagueta. “No se llora”, dijo. Después cogió una vara de mimbre y la pasó por las piernas y por la barriga sin darle. Lo echamos a suertes y me tocó a mí. Quise huir o tirarme al río, pero el Rata me miró así, como mira él, y cogí la vara de mimbre. “Venga”. Le dije que no. “Mira, Rafael, que te tocó en suerte”. Le dije que no. “Mira, Rafael, que te vamos a atar a ti”. “No”. “Mira, Rafael, que no me hartes”. “Mira, Rafael...” Por la voz supe que me iba a decir lo de mi madre. Agarré la vara de mimbre y me fui hacia el Zalo. Yo no quería, bien lo sabe Dios. Y le di en el pescuezo. Los otros gritaron: “¡Más!”. Apreté los dientes y sentí que me caían las lágrimas de los ojos y que no veía. Y le di en las piernas, en los hombros, en la cara, en el pecho. Sangraba y gritaba. Y los otros decían: “¡Más!” Y yo no veía. Y le daba. Y sentía el sol dentro de la cabeza y los chillidos del Zalo, que se me clavaban en los oídos. Y le daba[.] “¡Más!”. Me dolía el brazo de tanto subir y bajar. “¡Más!” Cuando miré al Zalo me asusté. Sangraba por todas partes y lo comían las moscas. Estaba como muerto. No hablaba. El Rata y los otros escaparon. Yo también escapé.

 

Yo no quería, digo la verdad. Se lo dije al señor aquel, pero no me hicieron caso. También le dije que lo habíamos echado a suerte, que me tocó a mí. Pero no me escuchó. Me habló del infierno y entonces me callé.

 

Ahora estoy en este colegio. Aquí llevo un año. Es primavera y no puedo salir. A lo mejor salgo para julio. Hoy me llevaron a la sala de castigos. Dicen que no se puede andar solos, que hay que jugar. Tampoco se puede andar de dos en dos. La puta que los parió a todos. Yo quiero andar solo para pensar. A mí no me gusta jugar al fútbol ni al frontón. Me gusta jugar en el cuarto de baño. Y no se puede. Está prohibido. Pero por las noches, cuando todos duermen, me levanto y voy al cuarto de baño y juego a la guerra. Por el día cojo moscas y las guardo en una caja de cerillas. Por la noche meto las moscas en el lavabo y abro el grifo, poquito a poco, despacio. Las moscas suben, escapan lavabo arriba, pero yo les doy para abajo con una paja y se ahogan. Es la guerra. Se ahogan poco a poco. Es el juego de la guerra. Un día me cogieron y me llevaron a la sala de castigos. Y me llamaron cochino por andar con las moscas en las manos. ¿Y qué? Si no fuese por la guerra, me moriría de asco. En invierno, como no había moscas, jugaba con cachitos de papel, pero no es tan bonito.

 

Para julio dicen que salgo. El Rata, a lo mejor piensa que me olvidé. Estaría bueno. ¡Ay, Rata! Estaría bueno. Le agarraré bien agarrado. Pensará que somos amigos. Estaría bueno. ¡Ay, Rata! “¿Vienes al rio?”. Él viene, que le gusta mucho. “¿Jugamos a los submarinos?”. Él juega, que le gusta mucho jugar a los submarinos. Primero paso yo. Paso dos o tres veces. Después que pase él. Yo abro las piernas y él pasa por debajo del agua entre ellas. Y así dos o tres veces, para que se confíe. Poquito a poco. Despacio. Y entonces, hala, cuando pase, cierro las piernas y queda preso por el pescuezo. Poco a poco. Despacio. Como las moscas del lavabo.


CARLOS CASARES, “O xogo da guerra”, en Vento ferido (1967)
[Traducción de Lola Fernández y Luis Valdesueiro]

O XOGO DA GUERRA

Botaron a sortes e tocoume a min. Eu penso que fixeron trampa, pero calei. Díxome o Rata: "Vai". Eu non quería ir, digo a verdade. Pero cando o Rata dicía vai, había que ir. O Rata estaba tolo, segundo a miña nai. Pero eu penso que non estaba tolo, que era atravesado e de mala lei. "Vai", dixo outra vez. E fun. A casa de don Domingo quedaba lonxe. Algo así como a dous quilómetros. Tiven que dar un rodeo para non pasar por diante da zapatería do meu pai.  Pensei: "Escapo para a casa e xa está". Pero collín medo. Ademais ía calor e na casa no verán non se para coas moscas.

 

Cheguei ao chalé de don Domingo e berrei:
¡Zalo...!
Ladraron os cans. Agardei un pouco e volvín chamar:
¡Zalo...!

 

Cando apareceu, de seguida me dei conta de que viña de durmir a sesta. Díxome: "¿Qué pasa?”. Eu díxenlle: "O Rata agárdate no río. Cazou unha bolboreta moi bonita. Di que vaias, que cha dá para a colección". O Zalo era tolo polas bolboretas. E o Rata, qué cabrón, cómo lle sabía dar co gusto á xente.
¿Onde está o Rata?
No campo da Bomba.
Saímos correndo. Cando chegamos, o Rata estaba bañándose no río. Ao nos ver, saíu. Mirou ao Zalo con cara de atravesado e díxolle: "Hola, ¿queres a bolboreta?". O Zalo volveuse cara a min como preguntando. A verdade, eu non quería. O Rata asubiou e entre todos botáronse ao Zalo. Espírono e atárono a un amieiro. O Zalo choraba e a min déronme ganas de chorar. Eso non se lle fai a ninguén e menos a traición. O Rata chuspiulle alí, naquel sitio, e chamoulle caguetas. "Non se chora", dixo. Despois colleu un vimbio e pasoullo polas pernas e pola barriga sen lle dar. Botamos a sortes e tocoume a min. Quixen fuxir ou tirarme ao río, pero o Rata miroume así, como mira el, e collín o vimbio. "Veña". Díxenlle que non. "Mira, Rafael, que che tocou en sortes”. Díxenlle que non. “Mira, Rafael, que te imos atar a ti". "Non", "Mira, Rafael, que non me enchas". "Mira, Rafael..." Pola voz souben que me ía dicir o da miña nai. Agarrei o vimbio e funme cara ó Zalo. Eu non quería, ben o sabe Deus. E deille no pescozo. Os outros berraron: "¡Máis!". Trinquei os dentes e sentín que me baixaban as bágoas polos ollos e que non vía. E deille[s] nas pernas, nos ombros, na cara, no peito. Sangraba e berraba. E os outros dicían: “¡Máis!”. E eu non vía. E daba. E sentía o sol dentro da cabeza e os chiídos do Zalo, que se me espetaban nos ouvidos. E daba[.] "¡Máis!". Doíame o brazo de tanto subir e baixar. "¡Máis!". Cando mirei para o Zalo gañei medo. Sangraba por todas partes e comíano as moscas. Estaba como morto. Non falaba. O Rata e os outros fuxiron. Eu tamén fuxín.

 

Eu non quería, digo a verdade. Díxenllo a aquel señor, pero non me fixeron caso. Tamén lle dixen que fora por sortes, que me tocara a min. Pero non me escoitou. Faloume do inferno e entón calei.

 

Agora estou neste colexio. Aquí levo un ano. É primavera e non podo saír. Ao mellor saio para xullo. Onte leváronme á sala de castigos. Din que non se pode andar sós, que hai que xogar. Tampouco se pode andar de dous en dous. A puta que os pariu a todos. Eu quero andar só para pensar. A min non me gusta xogar ao fútbol nin ao frontón. Gústame xogar no labavo. E non se pode. Está prohibido. Pero polas noites, cando todos dormen, érgome e vou aos lavabos e xogo á guerra. Polo día collo moscas e gárdoas nunha caixa de mistos. Pola noite meto as moscas na pileta e ábrolle ao grifo. pouquiño a pouco, paseniño. As moscas soben, foxen pola pileta enriba, pero eu doulles para abaixo cunha palliña e afogan. É a guerra. Afogan pouco a pouco. É o xogo da guerra. Un día colléronme e leváronme á sala de castigos. E chamáronme marrao por andar coas moscas nas mans. ¿E que? Se non fose pola guerra, podrecía de noxo. No inverno, como non había moscas, xogaba cos cachiños de papel, pero non é tan bonito.

 

Para xullo din que saio. O Rata, ao mellor pensa que me esquecín. Estache bo. ¡Ai, Rata! Estache bo. Heino arranxar ben arranxado. El ha pensar que somos amigos. Estache bo ¡Ai, Rata! “¿Vés ao río?”. El vén, que lle gusta moito. “¿Xogamos aos submarinos?”. El xoga, que lle gusta moito xogar aos submarinos. Primeiro paso eu. Paso dúas ou tres veces. Despois que pase el. Eu escarránchome e el pasa por debaixo da auga entre as miñas pernas. E así dúas ou tres veces, para que se confíe. Pouquiño a pouco. Paseniño. E entón, hala, cando pase, pecho as pernas e queda preso polo pescozo. Pouquiño a pouco. Paseñino. Como as moscas da pileta.


CARLOS CASARES, Vento ferido (1967) 
Vigo: Galaxia, 5.ª edición, 1985

1 comentario:

windows 7 professional key dijo...

The hybrid Home windows eight windows 7 product key operating method charts a different class aiming to get a time when human beings communicate with office 2013 activation key desktops solely by using contact and voice commands.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.