Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

25.3.12

Escolios a un poema de Ricardo Reis

Somos aves de paso. Estamos de prestado en este mundo. El puro azar nos arrojó aquí y el puro azar dicta nuestro sino. Nada sabemos. Lo real está oculto, embelecos de ilusión nos ciegan. Solo nos queda el consuelo de imaginar, incluso lo obvio. Y qué es vivir sino imaginar que vivimos, imaginar cuanto atraviesa la retina, y aquello que alerta a los sentidos, y lo que somos y nadie sabe.  

Pero todo se pasa, como decía santa Teresa, todo se pasa: se pasa lo vivido y lo por vivir, lo imaginado y lo soñado; todo se pasa. Ea, pues, andarín del tiempo: que nada te turbe, que nada te espante, que todo se pasa. (Otro santo, Juan de la Cruz, tras invitarnos en uno de sus dichos a conservar el corazón en paz y a que ningún suceso de este mundo nos desasosiegue, propone esta advertencia de ultratumba: mire que todo se ha de acabar.) Todo, sí, todo; y mientras tanto, andarín del tiempo, bebe, ama y acalla agrios pensamientos... Pues el resto es silencio… Pues lo demás es nada… Y todo pasa. ¡Y qué pronto! ¡Qué pronto pasa todo cuanto pasa!

[¡TAN PRONTO PASA TODO CUANTO PASA!]

¡TAN pronto pasa todo cuanto pasa!
¡Muere tan joven ante los dioses cuanto
Muere! ¡Todo es tan poco!
Nada se sabe, todo se imagina.
Circúndate de rosas, ama, bebe
Y calla. Lo demás es nada.

R I C A R D O   R E I S 


Fernando Pessoa, Poemas escogidos
Versión de Rafael Santos Torroella
Barcelona: Plaza & Janés, 1972

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.