Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

8.11.11

Ordet

La última vez —la enésima— que vi Ordet no pude terminar de verla. La tenía grabada desde hacía muchos años en una cinta, y tenía el propósito de ver cada día unas cuantas escenas y tomar nota de los diálogos más interesantes. Ese era mi propósito, pero al cabo de unos días la vetusta cinta se enmarañó y tuve que desembarazarme de ella. 

Ese título —Ordet— resulta engañoso: parece un nombre propio, hiperbóreo, como Gertrud, Brunilda o Íngrid; pero es palabra danesa que, al parecer, significa precisamente palabra.

Esta película siempre despertó en mí una profunda emoción espiritual. Tan austera como es, acaba rayando en lo sublime. Todo parece hablar en ella, y no solo las palabras: habla el paisaje y hablan los silencios; la ropa tendida grita al viento; un carro bisbisea al cruzar el puente... Mientras la veía, quedaba inmóvil, por miedo a algún ruido sacrílego. No me parece absurdo decir que esta película exige verla como si participáramos de una ceremonia. Pocas veces, eso creo, alcanzó el cine tan sobrecogedora densidad espiritual. Sorprende y maravilla que con tan parcos elementos se pueda elevar algo tan maravilloso. El guion, basado en la obra homónima de Kaj Munk, es de Carl Th. Dreyer, el director.

Para rememorar esa inaudita, aunque interrumpida, felicidad que me embargó al contemplarla, reproduzco algunos diálogos que anoté en su momento.

* * *

Junto a Morten Borgen, el paterfamilias, en el domicilio familiar viven sus tres hijos, y la mujer e hijas del mayor. Johannes, el mediano, antiguo estudiante de teología, está loco: proclama que es Jesús de Nazaret, y predica como si fuera un Cristo redivivo.

Llaman a la puerta y abre Johannes. Entra el nuevo pastor del lugar, atildado, impecable, barba recortada y rebosante de ortodoxia. Johannes, por su parte, parece de aspecto descuidado. Entre Johannes y el pastor tiene lugar el siguiente diálogo.

—¿Es usted por casualidad...?

—¿No me conoce?

—¿Es usted el hijo de la casa?

—Soy albañil...

—Ah, sí.

—Construyo casas, pero los hombres se niegan a vivir en ellas.

—¡No me diga...!

Tras un silencio, Johannes interpela al pastor:

—¿Eres tú uno de esos que necesitan hogar?

—Soy el nuevo pastor. Me llamo...

—Yo me llamo Jesús de Nazaret.

—Jesús... ¿Cómo piensa probarlo?

Johannes habla como si entonara una canción profunda, clara y misteriosa.

—Hombre de fe que en realidad no la tiene... Los hombres creen en Cristo muerto, pero no en el vivo. Creen en mis milagros de hace dos mil años, pero ya no creen en mí. He vuelto para demostrar que mi padre está en el cielo y para hacer milagros.

—En nuestros días ya no hay milagros.

—Así es como habla mi iglesia terrestre. La iglesia que me traiciona, que me ha asesinado en mi nombre... Aquí estoy y nuevamente renegáis de mí. Pero si volvéis a crucificarme, malditos seáis.

Johannes sale de la habitación. El pastor se queda solo. Y se dice a sí mismo:

—Esto es absolutamente abominable.

Poco después aparece Mikkel.

—Buenos días, padre, soy el hijo mayor de la casa...

Mikkel parece percatarse de la situación, y hablan de Johannes.

El pastor pregunta:

—¿Nació así...?

Y Mikkel contesta:

—No. Ha sido después.

—¿Fue por un amor?

—No, no, no. Fue por Søren Kierkegaard.

—Ya. Y... ¿por qué?

—Johannes estudiaba teología...

—Entiendo.

—Al principio todo iba bastante bien, pero después pasó un periodo difícil, con muchas dudas, ¿sabe?

—Y perdió la razón.

—Sí.

—Debió ser muy duro para la familia...

* * *

A pesar de haberla visto tantas veces, me apetecía degustar la película a pequeños sorbos, pero no pudo ser. De todos modos, pude comprobar que sigue perdurando en ella ese misterio que atrae de manera irresistible.


  

Visite nuestro sidebar

Últimas citaciones

Fernando Pessoa

Laurence Sterne

Witold Gombrowicz

Miguel de Molinos

Hipócrates

Gustav Janouch

Albert Caraco

Karl Kraus

Jorge Luis Borges

Boris Pilniak


F

4 comentarios:

Javier dijo...

Extraordinaria cinta, Luis. Coincido totalmente con lo que has dicho e incluso con lo que callas. Una de las cosas que más me fascinó de ella, salvedad hecha de esa espiritualidad mística que parece envolverla, es el lento, parsimonioso movimiento de la cámara deslizándose sobre los actores, con una suerte de encuadres que más parecían lienzos colgados que escenas de una película, así como la ininterrumpida ligazón que los mantenía como una unidad. Gracias por rescatarla hoy del recuerdo.

Un abrazo.

Luis Valdesueiro dijo...

Sí, Javier, una película extraordinaria, de esas que desbordan los límites propios del cine, y que están al mismo nivel de lo más granado del arte y de la literatura.
Un abrazo.

Buy WOW Gold dijo...

The great success of the Runescape Gold can be attributed to the game's ability to bring out all the best aspects of the MMORPG guide. Players can expect a huge and seamless free Buy Runescape Gold with action-packed quests and a deep but intuitive character development system.

cheap rs gold dijo...

Jordan, una película extraordinaria, de esas que desbordan los límites propios del cine, y que están al mismo nivel de lo más granado del arte y de la literatura.
runescape gold
Final Fantasy XIV Gil

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.