Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9.10.11

El sol de octubre

Para quienes disfrutan de lo sencillo, el sol de octubre es una bendición.

Para recibir esa bendición, basta con sentarse en un banco y desafiar al sol con los párpados cerrados, sin pensar en nada, sumidos en la pura ceguera, sintiendo que el calor nos lame suavemente y dejándonos llevar por el delicado placer que convoca el sol de octubre… Al cabo de un rato, cuando levantamos los párpados,  descubrimos un halo de felicidad en cuanto nos rodea. 

Todo el mundo parece feliz: el que monta en bici, la pareja que pasea, aquel que pugna con el perro, la adolescente atleta…

Todo el mundo parece feliz: el que lleva el periódico debajo del brazo, la que compra el pan, el que pasea presuroso, la que empuja el cochecito del niño...

Todo el mundo parece feliz, y parece fácil caer en la tentación de suponer que el mundo, al leibniziano modo, está bien hecho. (Pero más que hecho, está por hacer o, quizás, a medio deshacer.)

Es indudable que en este pequeño mundo que me rodea, de apenas unos metros cuadrados, reina la felicidad. El otro, el mundo con mayúsculas, seguro que sigue sumido en sus arteros afanes, en sus fiebres astutas, en sus demoliciones ingratas, en su sordo frenesí y en su abúlico revuelo. 

Pero en este pequeño mundo, animado por el sol, rebrota la felicidad. En este pequeño mundo, y en este pequeño tiempo (la felicidad tiene medida), surge ese placer menudo, sin estridencias, que se apiada de nosotros mismos y nos brinda momentos únicos, felices, que espantan desalientos y temores en pos de una imagen más fiel de nosotros mismos y de la vida toda. Y todo ello gracias al compasivo y amoroso sol de octubre, ese sol que presagia despedidas y nostalgias.


Visite nuestro sidebar

Últimas citaciones

Albert Caraco

Karl Kraus

Jorge Luis Borges

Boris Pilniak

Nathaniel Hawthorne

Fernando Pessoa

Rodolfo Wilcock

Claudio Eliano

Heinrich von Kleist


F

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.