Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

26.8.11

Recuerdos

Fotograma de Recuerda de Hitchcock. Decorado de Dalí.


Los recuerdos, en la lejanía, se vuelven borrosos, como si los atravesara la niebla. Y si entonces les pedimos nitidez, será a costa de la verdad.

No recordamos las cosas como fueron, las recordamos según dictamen de nuestro recuerdo. (Por eso las fotografías, con su stop al tiempo, nos sorprenden tanto.)

Las cosas fueron a su modo, y en nuestro recuerdo son de otra manera. Recordamos desde el presente, aunque recordemos el pasado. Al margen del presente no hay recuerdos. Y elegimos los recuerdos en connivencia con los olvidos (su azogue inevitable: el recuerdo obra de espejo). Olvidos que dan firmeza a lo recordado, ya que la memoria, inquisidora fiel, elige, disecciona, separa, destierra, aniquila, niega, oculta, condena y, en consecuencia, olvida. Y de ese mantillo de olvido brotan los recuerdos, fósiles recuerdos si no fuera porque la vida es un constante trasegar. Sólo en la inconstancia es el hombre constante, venía a decir Montaigne; otro tanto puede decirse de los recuerdos, que nunca se aquietan, expuestos a lo inesperado.

Algunas veces pareciera que llegamos a desasirnos de nosotros mismos —de la sucesión temporal que somos y de la dependencia del espacio— y entonces contemplamos nuestros recuerdos como si no fueran nuestros. Pero siguen siendo nuestro, aunque nos parezcan ajenos.

Vivimos, soñamos y amamos en razón de lo que somos. Y a pesar de que el tiempo y el espacio se burlen de nosotros, no podemos renunciamos al recuerdo, aunque sólo sea para seguir haciendo pie en el presente.


Visite nuestro sidebar
Últimas citaciones
Jorge Luis Borges
Woody Allen
Claudio Eliano
Max Aub
Javier Tomeo
Blas de Otero
João Gaspar Simões 

F

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.