Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

12.4.11

Variaciones sobre un tema de Epicteto

Epicteto escribe al comienzo del Enquiridión: De lo que existe, unas cosas dependen de nosotros, otras no. Sí, unas cosas dependen de nosotros y otras no. De las que no dependen de nosotros, quizás  convenga olvidarse: nada podemos hacer por ellas. Con las que dependen de nosotros, por el contrario, hemos de bregar de continuo.

Pero a veces creemos que depende de nosotros lo que en realidad no depende de nosotros. Somos víctimas, entonces, del afán de omnipotencia, y la vida acabará ayudándonos a purgar tan malsano deseo.

Del mismo modo, a veces creemos que no depende de nosotros lo que sí depende en realidad. La vida, en tal caso, acabará por llamarnos al orden.

Pero hay algo que bajo ningún concepto depende de nosotros, ni de nadie: cambiar el pasado.

Quien hace lo que de él depende, hace lo justo. Y se hace lo justo queriendo lo que queremos, en razón de nuestras circunstancias, más allá de cualquier fantasía. Las circunstancias siempre están ahí, son el decorado de nuestra vida. Y sean cuales sean esas circunstancias, siempre nos quedará un resto de libertad. Hata Zenji escribe: Si se dan las circunstancias apropiadas, lo hago. Si no se dan las circunstancias apropiadas, las hago.

A pesar de todo, quizás sean inevitables los escrúpulos, esas inquietas dudas que nos susurran en la oreja: podías haber hecho más… podías haber hecho más… podía haber hecho más... Ciertamente. Pero no podemos traspasar nuestros límites sin salir de nosotros mismos. ¿Y quiénes somos nosotros para avasallar la libertad ajena? Que cada quien sea su propio amo, y que nadie esclavice a nadie.

1 comentario:

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

"Acusar a los demás de los infortunios propios es un signo de falta de educación. Acusarse a uno mismo demuestra que la educación ha comenzado".

Epicteto

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.