Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

23.1.11

Iluminaciones en la sombra

Hojeo Iluminaciones en la sombra, el desgarrado diario que Alejandro Sawa comenzó a escribir el primer día del siglo XX. Por aquí y por allá encuentro en el volumen las huellas de la lejana lectura: flechas azules que señalan párrafos que me zarandearon y líneas rojas que subrayan nombres.

Los que conocen su obra, afirman que éste es el mejor libro de Sawa. Para mí, que no conozco otro, es un libro memorable.

Sawa, que vivió casi siempre al borde del precipicio, murió loco, ciego y pobre. Archisabido es que inspiró a Valle-Inclán su Max Estrella.

Las palabras de Sawa expresan su dolorido sentir, su existencia aciaga renacida en palabras de dolor.  

De entre las páginas de este libro, pródigo en frases sentenciosas, vuelvo a leer este breve, desencantado (y solitario) relato, trasunto tal vez de la vida de su autor:

Vino el duende que era embajador de la Dicha. Yo estaba ocupado en cosas inútiles, pero que me placían momentáneamente...

–Ven luego –le dije.

Y mi vida, desde entonces, ha transcurrido aguardando desesperadamente al emisario, que no se ha vuelto a presentar jamás.

4 comentarios:

Al59 dijo...

Extraordinario. O, como se diría entonces (y ahora también tiene sentido), admirable.

Luis Valdesueiro dijo...

Admirable, sin duda: íntima unión de literatura y vida.
Saludos.

Bicefalepena dijo...

Con permiso.

La suerte tiene que sortear tantos vericuetos hasta llegar a tu puerta que es muy fácil que se pierda en su regreso...

Un abrazo... admirable.

Luis Valdesueiro dijo...

Gracias por venir.
Saludos.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.