Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

24.10.10

Margaritas de domingo

                                                                 A Lola

-¡Se me fue! ¡Ahora me toca esperar media hora!

A pesar de las prisas, la vieja había perdido el autobús. Aparentaba unos setenta años. Parecía afable. Demostró ser dicharachera. Una mujer de mediana edad, flanqueada por bolsas de plástico, esperaba en la parada. (Quizá viniera de comprar en el rastro.) A esa hora de la mañana, el sol otoñal caía suavemente sobre la Plaza de Castilla, y el metálico obelisco no dibujaba sombra alguna.

-Todos los domingos voy al cementerio. Cada treinta minutos sale un autobús. Debe de haber dos o tres de servicio.

Pobrecilla, pensó la mujer, tendrá enterrado a su marido, en el mejor de los casos. O a su hijo, en el peor… Un sabio taoísta dijo que no es justo que los padres sobrevivan a los hijos. La armonía del universo se resiente.

-Me gusta mucho ir al cementerio. Lo mismo me da que sea primavera o verano, otoño o invierno. Lo peor es que el autobús sale cada media hora…

Pobrecilla, pensó la mujer, ¡todos los domingos del año! ¡Cuánto añora a sus muertos, sean quienes sean!

-Para mí, el domingo es el día más importante de la semana. El domingo es el día del cementerio. Sin el domingo, la semana quedaría hueca.

Pobrecilla, pensó la mujer, qué fidelidad, qué devoción. Ni Novalis por su Sofia…

-Me encanta ir... aunque no tengo a nadie en el cementerio, sabe usted. Tan sólo una maceta con margaritas, que riego todos los domingos.

3 comentarios:

Juan Poz dijo...

Una nimiedad, oiga, pero me resisto a que los 70 -¡tan próximos!- formen parte de la vejez. Quienes sólo cuentan tres edades, puede que los incluyan en la tercera y última; pero quienes nos regimos por las cinco que dicta S. Isidoro en sus apasionantes Etimologías, pues que no, ea, madurez madurita, si acaso, y no digo mediana edad no se por qué... Los 70 son la plenitud de la vida..., ¡apenas se llevan cinco años de júbilo!, plena infancia de la felicidad del ocio...

zim dijo...

En los hospitales, en las cárceles, en los psiquiátricos, en los cementerios ... que encierran para casi todos las mismas 'cosas' (personas, con unos u otros problemas, o con el problema definitivo e irresoluble) hay quien es capaz de hallar algo único y distinto, abstrayéndose de lo mayoritario. Quizá sus ojos sean más capaces de escudriñar o estén preparados para ver, por encima o por detrás del conjunto, posibilidades menos adocenadas.
Un saludo, Luis.

Luis Valdesueiro dijo...

No sé, no sé, Poz. Puede que el narrador sea belicosamente joven (?)... En cualquier caso, se postulen las tres o las cinco edades, 70 años son... 70 años, valga la tautología.
Saludos.


No me cabe duda, Zim, hay gente que focaliza su vida en aspectos aparentemente nimios y, a veces, a contrapelo de la realidad, o tan solo de la rutina establecida.
Un saludo.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.