Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

6.9.10

Las razones del talibán

Hay razones para todo, incluso para el absurdo. Razones no faltan, si acaso sobran. Sean razones para matar, o razones para morir, siempre están al alcance de la mano. Y cada quien administra las suyas, incluso si nadie las entiende. Y si nos atenemos a las razones para prohibir, las razones abundan. Cualquier prohibición atesora razones, aunque la imaginación más avezada sea incapaz de adivinarlas. Y es que algunas razones son, justo es reconocerlo, esquivas y esotéricas. Pero hoy estoy contento: he descubierto, al fin, las razones de algo que en tiempos me intrigó. Quizá esté al alcance de cualquiera adivinar las razones para prohibir el teatro, el cine, el baile, la música, la televisión, la pintura... Pero nunca alcancé a comprender las razones de los talibanes para prohibir las cometas. Ante ese escollo, mi imaginación frenaba en seco, y se negaba a imaginar. Y cuando uno es incapaz de descubrir razones, no es raro que acabe achacando la falta de razones a pura maldad. ¡Craso error! Y lo mismo sucede si uno piensa que todo es fruto de la sinrazón. ¡Iluso! Para prohibir sobran razones. Y las de los talibanes, dentro de la asfixiante lógica talibán, son claras e irrefutables, como explica Olivier Roy: "... aunque a los afganos les encantan las cometas, los talibanes también las prohibieron. Lo hicieron por una razón muy simple: consideraron que las cometas podían engancharse en la rama de un árbol y que, si una persona se subía a éste para liberarla, era posible que mirara la casa del vecino con el riesgo de ver a una mujer sin velo, con lo cual estaría cometiendo un pecado. Todo ello por culpa de una cometa. Un razonamiento muy 'pascaliano'. ¿Por qué arriesgar la vida eterna por una pequeña diversión? Así que decidieron que era mejor prohibir las cometas." ¡Acabáramos! Inapelable razón: ¡prohibir las cometas para salvar las almas!

5 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Nunca se me hubiera ocurrido esa explicación. Podrían prohibir plantar árboles o las casas de más de dos plantas. Por prohibir...
Un abrazo.

Luis Valdesueiro dijo...

Afortunadamente, hay explicaciones que se nos resisten.
Un abrazo.

Javier dijo...

Los talibanes prohíben las cometas y los obispos niegan la evidencia. ¿Cabría un mundo en que se prohibieran las religiones para después no tener que prohibir nada más? Como no puedo imaginármelo, debo concluir que no cabría.

Un abrazo.

Juan Poz dijo...

¿Las "razones" del Talibán? -Leí no sé dónde, por cierto, que talibán era voz para el plural, lamento no aportar la referencia- ¿No es un exceso conceptual? Creo que incluso para ellos mismos constituiría un insulto, atenidos como están a las suras y a las voces del más allá, lo que nosotros llamamos "psicofonías" o, a veces, "camelos", que suena a voz muy oriental y gibosa.

Luis Valdesueiro dijo...

Aunque consiguieras imaginarlo, Javier, no creo que llegue a existir tal mundo (al menos en los próximos milenios). El siglo pasado ofrece alguna que otra lección al respecto.

Si el termino "razones" te parece abusivo, Poz, quizá pudiera pasar por ironía. Aunque tal vez no. A veces la razón es tan insensata como la sinrazón, y lo cierto es que no siempre es fácil distinguirlas.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.