Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

27.5.10

"No sé si habrá para todos..."

Sucedió en otro tiempo, en un pisito modesto de una barriada obrera. El salón se va llenando de enfermos muy enfermos, con familiares y amigos. La ciega esperanza les guía. Si hay algún escéptico, abjura de momento de cualquier duda. Los enfermos vienen desahuciados de la vida, y peregrinan ansiosamente en busca de una salud cada vez más lejana, soñada. Avistan la muerte, o el desierto, mientras escuchan su dolor. Pese a todo resisten, luchan y creen en lo que haya que creer.

Un curandero trashumante pasa consulta en esa casa. El ama de casa se afana por acomodar a los recién llegados. De vez en cuando advierte: “No sé si habrá para todos...” ¿Eh? Ah, ¡las hierbas! El curandero receta hierbas, hierbas de esperanza. Las palabras de la mujer dejan un reguero de inquietud. Va llegando más gente y la señora vuelve a repetir: “No sé si habrá para todos...” (Algunos ya lo han escuchado varias veces.) Y de nuevo se levanta la inquietud.

Cuando por fin llega el curandero, el salón está atestado de gente que recuenta sus males y anhelos. Pasa consulta en una habitación aledaña. Con presteza. Los enfermos salen con una bolsita de hierbas en la mano. ¿Habrá para todos? El salón se va vaciando poco a poco. Sí, parece que hay para todos, pero la duda es tenaz. Aferrados a la bolsita, los enfermos casi parecen contentos. ¿Habrá para todos? Parece que sí; hay para todos, y todos quedan agradecidos. ¿De qué les servirían las 5.000 pesetas sin hierbas milagrosas que comprar? (Ése es el precio de las hierbas, tan sabiamente mezcladas.)

Donde no hay deseo, no cunde el placer. (Pero lo obsceno siempre está al quite.)

2 comentarios:

Javier dijo...

Recuerdo a propósito de esta flagrante caracterización de la mendacidad una conversación que escuché en una portería, en la que me he permitido intervenir denominando a los interlocutores y por cuya grosería me disculpo:

El optimista: "A este paso vamos a acabar comiendo mierda".

El pesimista: "Y a ver si llega para todos...".

Un abrazo.

Luis Valdesueiro dijo...

Confiemos en no llegar a tanto, Javier.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.