Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

18.2.10

¿Quién soy yo?

Yo sé quién soy, declara ufano don Quijote. Feliz él. Saber quién es uno, no es fácil ni es frecuente. Más normal es ir dando traspiés (o tumbos, que es más sonoro) de una imagen a otra de nosotros mismos, ajenos a nuestra íntima y secreta realidad. Lo que somos, nuestro ser, se deshilacha, se desgarra... y solo cuando nos azota un dolor infinito, o nos desborda una alegría sin límites, somos uno con él.

Del Diario de sombras, miércoles, 9/3/05.

5 comentarios:

zim dijo...

Nuestro yo y hasta nuestra circunstancia están sujetos a nuestra 'mirada' (incluso a la de los demás) y acaban por ser sólo imágenes (la que vemos, la que ven, la que hos hacen ver) más o menos fieles a la realidad que representan.
Un filón de reflexiones, tu Diario de sombras.
Saludos, Luis.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Hermosa reflexión, Luis. Yo siento a veces los versos como andamios desesperados de ese ser. Saludos.

Juan Poz dijo...

Sí el caso de Alonso Quijano es el de la plenitud de la identidad, porque no sólo sabe quién es, sino también que puede ser los doce pares de Francia o los nueve héroes de la Fama. ¡Chorreaba identidad, el hidalgo! Quizás en los extremos hallemos esa coincidencia de los opuestos entre quienes creemos ser y quienes somos,o entre esas tristezas o alegrías y nosotros, pero a mí siempre me ha sucedido que cuando más yo me he sentido es cuando a mí mismo me sorprendo, cuando me vuelvo inverosímil e inexplicable, un ser ajeno, puro misterio.

Joselu dijo...

Tengo la impresión de que la vida es un camino inútil en busca de la identidad. Cuando por fin sabemos quién somos, entonces nos morimos y ya no nos sirve de demasiado. O tal vez sea real el dicho popular de "no somos nada".

Luis Valdesueiro dijo...

Gracias a todos: cada persona, un mundo. Nos vemos en la brega por la identidad...

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.