Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

11.2.10

*Augusto Monterroso: Cuentos, fábulas...


Prólogo

Como mis libros son ya antologías de cuanto he escrito, reducirlos a ésta me fue fácil; y si de ésta se hace inteligentemente otra, y de esta otra, otra más, hasta convertir aquellos en dos líneas o en ninguna, será siempre por dicha en beneficio de la literatura y del lector.
[Prólogo de Antología personal]


La Oveja negra
En un lejano país existió hace muchos años una Oveja negra.
     Fue fusilada.
     Un siglo después, el rebaño arrepentido le levantó una estatua ecuestre que quedó muy bien en el parque.
     Así, en lo sucesivo, cada vez que aparecían ovejas negras eran rápidamente pasadas por las armas para que las futuras generaciones de ovejas comunes y corrientes pudieran ejercitarse también en la escultura.
[Como bien se cuida de informarnos el autor, el rebaño no erigió una estatua cualquiera. Ecuestre la erigió. Lo que a buen seguro la convertía  en una estatua muy digna de ser vista... Pero también pudiera suceder que la Oveja (así, con mayúsculas) no fuera tal oveja, y mucho menos negra... A tales perplejidades nos tienen acostumbrados los autores.]


La Tortuga y Aquiles
Por fin, según el cable, la semana pasada la Tortuga llegó a la meta.      En rueda de prensa declaró modestamente que siempre temió perder, pues su contrincante le pisó todo el tiempo los talones.
     En efecto, una diezmiltrillonésima de segundo después, como una flecha y maldiciendo a Zenón de Elea, llegó Aquiles.


El Paraíso imperfecto
-Es cierto -dijo melancólicamente el hombre, sin quitar la vista de las llamas que ardían en la chimenea aquella noche de invierno-; en el Paraíso hay amigos, música, algunos libros; lo único malo de irse al Cielo es que allí el cielo no se ve.

El mundo
Dios todavía no ha creado el mundo; solo está imaginándolo, como entre sueños. Por eso el mundo es perfecto, pero confuso. 

Fecundidad
Hoy me siento bien, un Balzac; estoy terminando esta línea.

El dinosaurio
Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.
Si quieres leer algunas digresiones sobre este texto, tan corto y de tan larga fama, PINCHA AQUÍ.

AUGUSTO MONTERROSO (1921-2003): Antología personal. Fondo de Cultura Económica, México, 1975; Cuentos, fábulas y lo demás es silencio. Alfaguara, México, 1996.

Bajo esta etiqueta -Florilegio (Antología mínima de autores varios)- pretendo acoger una selección de textos breves (verso y prosa) que, al margen de cualquier juicio crítico, me han interesado como lector. Los textos en prosa responden a "géneros" que hacen de la brevedad virtud: aforismos, poemas en prosa, fragmentos, microcuentos, etc. De los textos poéticos en otras lenguas ofrezco el original. Menciono, asimismo, la edición utilizada en cada caso. (Téngase por excepción cualquier olvido de estas pautas.)

7 comentarios:

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

Todo un maestro de la brevedad exquisita, de la ficción súbita.

Luis Valdesueiro dijo...

Sin duda.

Anónimo dijo...

q buena página, me sirvió mucho en la tarea

Luis Valdesueiro dijo...

¡Todo sea por Monterroso!

Agusvac dijo...

Ya que decís que tenés tantas visitas acá, veo 2 comentarios solos. Así que aporto el mio.

Prefiero la versión de Vargas Llosa sobre el dinosaurio y su microrrelato. "Cuando despertó, el unicornio estaba allí".

Anónimo dijo...

no hay mas??????????????

Anónimo dijo...

muy bueno me sirvió para la tarea

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.