Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

30.1.10

Muerte en la acera

Anoche, fría noche, cuando íbamos a ver a Les Luthiers nos topamos -avenida del General Perón, esquina con Orense- con un cadáver tirado en la acera y cubierto con un sudario plateado. (También los hay dorados; no sé si el color significa algo.) Había policías, no faltaban curiosos.
Y en la fría noche se abisma uno en la rumia: y piensa en el ser anónimo que yace yerto en la acera fría; y piensa en las personas que amaban a ese ser que ya no existe; y piensa en la muerte que asalta en las aceras...

*

Los benditos Luthier me hicieron menos gracia que otras veces, aunque se entregaron como siempre. 
 
[Del Diario de sombras, viernes, 30 enero 2004]

6 comentarios:

Javier dijo...

De noche o de día, la muerte siempre acecha. Y es fría, tanto que abrasa el entendimiento y duele.

Un saludo.

zim dijo...

Deseamos que la muerte de nuestros seres queridos no nos sorprenda, que nos dé oportunidad de asistir a su último aliento, y que lo haga en confortable lugar y del modo más sosegado. Pero ella es caprichosa, y se presenta a veces tan de improviso y con tal violencia ... arrebatadora y frustrante.

Saludos.

Juan Poz dijo...

La muerte no existe. Nuestro fracaso biológico sí.

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

La noche se tornó de un humor tan negro...

Yolanda dijo...

La muerte en la calle parece más fría, más cruel. Ninguna muerte es agradable, pero la repentina es casi la peor. Toparse con una muerte en plena calle, con la gelidez del ambiente invernal, cuando ibas dispuesto a pasar un buen rato debió de ser una fuerte impresión. Es la realidad que nos golpea, inmisericorde. Imagínate a los allegados del difunto recibiendo la noticia, quizá por teléfono. Así me enteré yo de la muerte de mi padre, aunque murió en su cama, sin enterarse. Así que a disfrutar de la vida mientras podamos.
Un saludo.

Luis Valdesueiro dijo...

Gracias a todos, y mis mejores deseos: en la vida y en la hora de la muerte.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.