Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

9.10.09

'PUTA'

Si mal no recuerdo, Octavio Paz llamó, en un poema, a las palabras putas. Putas palabras, aunque no todas las palabras sean putas. A nadie se le oculta que una palabra abre un mundo, y no sólo la palabra 'sésamo'. La palabra 'puta', qué duda cabe, es la flor del mal que zarandea cualquier frase. Si me quejo: ¡Qué vida ésta!, qué indigencia de queja. Si me digo: ¡Puta vida!, qué hondura metafísica.
Motivan estas digresiones el que, días atrás, un sindicalista invitó al presidente del Banco de España a irse a su casa. Anodina invitación, condenada al silencio, si no fuera porque el avisado sindicalista adornó su invitación: no sólo le invitaba a irse a su casa, no; le invitaba a irse a su "puta casa". Y como era previsible, ya que nadie es inocente, se armó el guirigay, rebulló la escandalera. ¿A santo de qué? A santo de la puta palabra.
Una palabra es un mundo. Y hay palabras luciferinas que incendian las frases con su rabia, odio y rencor, como ningún infierno podría hacerlo. La más clara y castiza de esas palabras es 'puta', palabra la más puta de todas, la que mejor condimenta cualquier frase. Dicho sea salvo error u omisión. 

4 comentarios:

Juan Poz dijo...

La parresia, sin embargo, nos dice que todo ese caudal de agresividad se comporta dócil y servilmente cuando sin cambiar un solo sonido ni una sola grafía, el "palabrón" se convierte en aduladora palabrita: "¡Qué hijo de puta, cómo lo ha bordado!" o "¡Viva tu puta madre, cabronazo. Monstruo, que eres un monstruo!" Ay los enredos del decir, debería de haber dichos y *enredichos, sin duda...

Luis Valdesueiro dijo...

La palabra 'puta', y tu entrada lo corrobora, es muy ligera de cascos, aunque siempre pondera lo que avala, y lo mismo vale para un roto que para un descosido.

José Miguel Ridao dijo...

Ya lo dijo Quevedo quince veces en un soneto (en el primer verso repitió), y nadie se escandalizaba. ¡Cómo cambian los tiempos!

Por cierto, en Jarandilla de la Vera (Cáceres) hay un restaurante llamado Puta parió, muy bueno por lo demás.

Luis Valdesueiro dijo...

Gracias, José Miguel, por recordarme el soneto de Quevedo. Para ser justos y equitativos, hay que reconocer que el gran don Francisco habla de puta(s) y de puto por igual. De hecho, el magistral soneto pudiera ser visto como una definición lexicográfica del vocablo puto, aunque esa definición quizá no coincida con el uso actual. Hoy por hoy, creo, el 'puto' sería el 'putero'.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.