Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

13.9.09

Verdad y engaño

Unas veces se engaña con mentiras y otras veces se engaña con verdades. Y, a veces, ni con mentiras se engaña, ni con verdades. Hay que ser zahorí de almas para no dejarse engañar, ni para engañarse. (El engaño más sutil es aquel en que el engañado es engañador de sí mismo.) Y es preciso no olvidar, asimismo, que las palabras, si no fluye por ellas la savia de las cosas, son palabras huecas. Y las palabras huecas definen a los hombres huecos, y sabido es que los hombres huecos no tienen la moral del verbo. 

2 comentarios:

Joselu dijo...

Un saludo. Me he pasado a conocerte y te he enlazado. Había escrito un largo comentario pero luego me ha parecido intrascendente y lo he borrado. Venía a decir que una cierta dosis de autoengaño es necesaria para vivir. Vale.

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

Oh! No están las referencias. Disculpa, pensé que alimentaban el debate.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.