Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

23.9.09

Safranski tuvo la culpa


Hace años escribí (durante meses y meses) miles de aforismos. Y Safranski, el filósofo Safranski, tuvo la culpa. Acababa yo de leer su libro El mal o El drama de la libertad, cuando un torrente de aforismos brotó inesperada y frenéticamente de mis manos. (Unos pocos se publicaron en el primer número de El invisible anillo.) Escribía a mano, en viejas agendas, y cualquier sitio era bueno para escribir: en el metro, en la calle, en el retrete, en el parque... Escribía en cualquier lugar, como un poseso, sin saber lo que escribía...
Más tarde, al pasar a limpio la primera agenda, descubrí la suprema simpleza de muchos aforismos, pero entre el barro también encontré perlas que no dejaron de sorprenderme.
El furor aforístico me duró cerca de dos años, y poco a poco (muy poco a poco) se fue calmando, pero todavía hoy me pregunto qué nudo gordiano desató el bendito libro de Safranski, que con tanta fuerza sacudió mi espíritu.

2 comentarios:

Joselu dijo...

Para saberlo, acabo de encargar on line el libro reseñado en la Central del Raval. Espero tenerlo en pocos días. Nadie sabe donde resuenan nuestras palabras.

Luis Valdesueiro dijo...

Y quizá sea ese "no saber" lo que aporta algo de misterio a nuestra vida. (Podemos saber lo que ha sido, pero lo que será se nos escapa.)

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.