Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

16.9.09

Miseria de la mentira

«El mentiroso -escribe Gracián- tiene dos males, que ni cree ni es creído.» (Oráculo manual, 154.) El mentiroso se engaña, y no siempre engaña. Cuanto menos duda, más necio es. La mentira exige exceso de inteligencia, y el mentiroso suele olvidar que la mentira se descifra en los resquicios de las palabras. Y por eso es posible engañar al mentiroso haciéndole creer que nos ha engañado. Si la mentira le estalla en las manos, ¿a quién engaña entonces? Al mentiroso le acaba sucediendo lo mismo que a Don Juan: allí donde va, la realidad se amotina. (Viernes, 2/4/04).

1 comentario:

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

El pensador oriental He Xiangu observó, basándose en el Canon Taoísta: «si bien es cierto que no existen verdades absolutas, en cambio hay dogmáticas mentiras que construyen la realidad del mundo».
Por su parte Derrida sostiene que «sólo puede mentir alguien que promete la verdad».
La verdad se sostiene sobre un osario de mentiras.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.