Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2.8.09

Gustos que cambian

Los gustos cambian. Sí, no cabe duda, los gustos cambian, y todo cambia. Cambian de tal modo que alguien puede acabar detestando las novelas y convertido en adepto a la poesía, aunque siempre le hubiera resultado indiferente: por la sencilla y poderosa razón de que no le decía nada. Hasta ese punto son posibles los cambios. A pesar de todo, esa traición a la novela parece rara, aunque tal vez sea más normal de lo que parece. Una novela nos invita a un mundo ajeno, mientras que la poesía -la verdadera poesía, es decir, la poesía verdadera- nos abre la cancela de nuestro jardín: allí nos descubrimos, absortos en nuestro ser, rendidos a la evidencia. A cierta edad, uno se vuelve reacio a descubrir más mundos de papel y se entrega a la metafísica de los días. Pero para llegar ahí, y no a la pura nada, es preciso atravesar el alma, el propio alma.

6 comentarios:

Juan Poz dijo...

¡Extraña masculinización: el propio alma! Casi tanto como la "madre patria". El primer gusto que cambia es el gusto por las palabras. Algunos hablarían de cambios de "paradigma", que queda algo así como de más nivel, casi de "paso a nivel"; a mí me parece sencillamente una cuestión biológica. A determinada edad no está uno para ciertas palabras que sí está a otra. Y Mallarmé al fondo. Y al lado, Mr. Teste. Y entre ambos, Marchenoir siempre.

Aaoiue dijo...

Vengo con Juan y encima no puedo menos que subscribir el post, como si fuera mío propio, puesto que apenas leo ya novela hace bastantes años y después de una severa indigestión. Por la misma razón que no encuentro lo que quiero en El Corte Inglés, tampoco busco má allá de la poesía.
Saludos.

Joselu dijo...

Tengo etapas en que suelo leer novela, cada vez menos comprometida tal vez, y luego tengo meses en que me sumerjo en la poesía ávidamente buscando esa intimidad personal y esa sensación de infancia que sólo la poesía es capaz de restituirme. He llegado hasta aquí por consejo de un amigo, pero creo que volveré con frecuencia. Me gusta la música de este blog.

Francisco M. Ortega Palomares dijo...

Extraño licor la poesía difícil de aprender a paladear.

Luis Valdesueiro dijo...

Muchas gracias (Juan, Aaoiue, Joselu, Francisco)por vuestros comentarios. Confío en merecer vuestra benevolencia.

Animal de Fondo dijo...

A la zaga de Profesor en la secundaria , tengo la duda de si existirá tal mundo ajeno en la buena literatura, de si sencillamente es posible concebir un mundo que nos sea ajeno. Más bien pienso que la novela y la poesía nos aportan lo mismo, la revelación compartida del único mundo posible, el propio, común entre el autor y el lector. Claro, en la mayoría de la literatura actual, mala literatura al uso, todos los mundos son ajenos, son malas ficciones, no existen.
Saludos cordiales

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.