Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

28.7.09

Venganza

La venganza, la justa venganza, le debe más a la paciencia que al deseo de venganza. Por eso es tan rara. Más que un impulso espontáneo, exige de nosotros cálculo laborioso. Y no hay paciencia para tanto, y el deseo de venganza afloja en su deseo, y desaparece como un fuego fatuo. ¿Por qué apasiona tanto la historia del conde de Montecristo? Precisamente por eso, porque su venganza está al servicio de la paciencia: es sierva del tiempo. Al fin y al cabo, la venganza, la justa venganza, no busca sino restaurar la justicia, devolver al verdugo su culpa. Pero tenebrosa como puede llegar a ser la venganza, no hay que confundirla, sin embargo, con el criminal ajuste de cuentas.

1 comentario:

Luis Valdesueiro dijo...

La muerte no es suficiente , declara Edmundo Dantés como justificación de su venganza, en una versión cinematográfica reciente que pasaron ayer por televisión. Descarta el crimen, porque el crimen enaltece a la víctima; y lo que él pretende es que los malvados que destrozaron su vida se cuezan en su propia salsa.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.