Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

16.7.09

Valéry, Breton y la novela

Es conocida la animadversión que los surrealistas profesaban a la novela -Breton abominaba de las descripciones-, pero no deja de ser curioso que Paul Valéry, a quien tampoco tenían en alta estima, haya contribuido a que el surrealismo propagara su inquina a la novela.

Cuenta André Breton, en el Manifiesto del surrealismo (1924), que Paul Valéry le aseguró en una ocasión, mientras hablaban del género novelístico, que siempre se negaría a escribir la siguiente frase: La marquesa salió a las cinco. Con lo que Valéry mostraba su rechazo a la novela. La frase, por uno de esos azares a los que la vida es tan proclive, se ha convertido en paradigmática. Desconocemos las razones que pudo aducir el luminoso poeta en apoyo de su idea; idea fija, sin duda. Pero a falta de razones, Valéry aportó una sinrazón irrefutable: si de él dependía, la marquesa no saldría de casa, ni a las cinco, ni a ninguna hora.

Y es que si alguien se niega, por las razones que sea, a escribir esas palabras o similares, es evidente que no podría escribir una novela, no al menos una novela a la altura de semejante frase, porque es lo cierto que cualquier texto puede pasar de matute por novela; bastaría, como proclamaba Cela con cinismo, con que se añadiera el subtítulo de novela.

¿Pero qué es lo que le producía tanta repugnancia a Valéry? El estilo pura y simplemente informativo, según Breton. Tener que contar la mera sucesión de los acontecimientos. Eso debía sentirlo Valéry como una verdadera abyección. Y sin embargo, escribir una novela sorteando esa dificultad no parece fácil tarea, aunque no sea imposible. El novelista difícilmente puede renunciar a ubicar al lector, y para eso necesita acotar el dónde, el cómo y el quién. Y si la marquesa (o el contable, o la pianista, o el odontólogo) salen a las cinco, el novelista de raza sabe que, sin necesidad de vencer ningún escrúpulo, debe decirlo.

Hace años, como mero divertimento, se me ocurrió pergeñar este homenaje a Valéry, ariete de los surrealistas en su rechazo a la novela:

LA MARQUESA SALIÓ A LAS CINCO

(Novela)

Capítulo único

La marquesa salió a las cinco, a las cinco en punto de la tarde. Y ya nunca más volvió. Un alevoso tranvía -¡pobrecilla!- se la llevó para siempre.

FIN

3 comentarios:

Luis Valdesueiro dijo...

Louis Scutenaire reescribe así la famosa frase de Valéry: El marqués de Sade salió a las cinco...

Anónimo dijo...

"Los premios", de Cortázar, empieza con esa frase.

Luis Valdesueiro dijo...

Gracias, no lo sabía.

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.