Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3.7.09

Triste soledad

A través de la ventana se ven aún las hojas verdes del plátano y las viajeras nubes grises. Escucho música koto. Leo fragmentos de Pessoa, retazos de desasosiego; releo alguna página del Bartleby y pienso en la absoluta soledad de ese ser. Para exorcizar la soledad solemos decir: ¿y quién no está solo? Pero no es lo mismo estar solo que vivir en soledad. La soledad es la hidra cruel de los tristes. ¿Quién le cortará todas sus cabezas? Es difícil acabar con ella, porque la soledad y la tristeza tienen raíces comunes, y no siempre es fácil distinguir una de otra, porque muchas veces una y otra son la misma cosa. Siempre hay algo intangible, algo que deja en el alma un poso de gélida amargura. Pero las nubes pasan, y todo pasa, y no hay rincón en que no nos alcance el tiempo...

Las nubes grises ya se fueron; luce el sol, hay nubes de algodón. La claridad derrama sus dones. Pero, a lo lejos, lo distinto acecha... (Domingo, 12/10/03).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.