Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

31.5.09

Elogio de la dificultad

En la “Plática con Antonio Marimón”, Augusto Monterroso reconoce que escribe “con mucha lentitud y dificultad”. Valientes palabras valientes, que bastaran para que alguien pudiera mirar de soslayo su obra, ya que todo lo que no sea el placer de escribir es abominación a los ojos de algunos. Pero en la literatura, como en el ballet, y como en tantas cosas, lo normal es la dificultad y el esfuerzo; esfuerzo y dificultad que, para el lector o el espectador, ha de ser invisible, como si no hubiera existido. Hay mucha superstición alrededor de lo natural, y no hay que confundirlo con lo virginal: lo natural es, si no asiste el genio, fruto del trabajo y la entrega. El logro de Monterroso consiste en que la “dificultad” no se refleja en ninguno de sus textos. (Dificultad acrecentada por el afán perfeccionista, hasta el punto de jibarizar los textos hasta el límite. Pero en la literatura, como en la vida, no faltan escritores parcos en palabras, que a veces escriben una novela por desafío personal, en lucha con sus convicciones, de lo que también da fe la obra de Monterroso.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.