Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

7.4.09

Dadaístas


Cuando miro ese capricho de Goya en el que dos mujeres, ligeras de ropa, asientan una silla en su cabeza, me acuerdo, sin saber exactamente por qué, de los dadaístas. Mientras una guerra voraz asolaba Europa y día a día aniquilaba su pasado, ellos, desde su refugio suizo, pretendían hacer tabla rasa, ponerlo todo patas arriba. Sus armas no herían: estridentes soflamas, inusitadas actuaciones, búsqueda adánica del balbuceo original. Querían asentar la silla en la cabeza, escupir al mundo el asco que sentían. Asco contra el que reaccionaban los que tenían el sentido del humor averiado y la capacidad de sorpresa rota: la tragedia, según parece, no consiente bromas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.