Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

5.4.09

Algunas respuestas al ¿por qué?

En un texto escrito a lo largo del otoño de 1943 por Zalmen Gradowski, un judío polaco perteneciente al Sonderkommando del crematorio III de Auschwitz-Birkenau, encuentro algunas respuestas al angustioso ¿por qué? lanzado unos meses antes por Ringelblum:

Yo veo, amigo mío, que deseas preguntarme algo. Comprendo lo que te resulta inconcebible: por qué, por qué llegamos hasta aquí.(…)

Tres factores influyeron (…)

Uno es de índole colectiva y dos [individuales]. El factor colectivo fue que vivíamos entre el pueblo polaco, que en su mayoría, tal como pudimos ver y sentir, estaba integrado por grandes bestias antisemitas (…). Preguntas por qué los judíos no ofrecieron resistencia. Sabes por qué [¿?], porque no tenían confianza en sus vecinos que los hubieran delatado al primer intento. (…) Ves amigo mío […] por qué no huimos hacia los tupidos y frondosos bosques para reunirnos, para ser más o para organizar por nuestra propia cuenta grupos de parti[sanos], que lucharan por un mañana más hermoso y mejor. En esto influyeron los dos factores individuales que, como una suerte de droga, afectaron a las grandes masas judías que se dejaron conducir sin oposición a la grandiosa y cruel matanza.

El primero de ellos, que trastornó incluso a la juventud, fueron los vínculos familiares. El sentimiento de responsabilidad por las mujeres y los niños nos mantuvo unidos y atados a ellos y se extendió entre nosotros como si fuéramos una masa imposible de ser disuelta.

El segundo factor fue el instinto vital, que entremezcló todos los pensamientos oscuros y, como una tormenta, arrancó las malas ideas, porque todo aquello que se habla y se piensa en secreto no se considera más que un exagerado pesimismo ancestral y cada individuo se dejo apresar fácilmente por esta idea.

(Zalmen Gradowski, En el corazón del infierno. Documento escrito por un Sonderkommando de Auschwitz – 1944. Edición dirigida y presentada por Philippe Mesnard y Carlo Saletti. Anthropos Editorial, Barcelona, 2008. Los corchetes forman parte del texto original.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.