Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

12.3.09

Cosas veredes...

No gana uno para sorpresas, aunque cada vez es más raro que algo sorprenda realmente. Acostumbrados como estamos a las novedades más singulares, trágicas o atrabiliarias, nuestra epidermis se vuelve paquidérmica. Que sea difícil que algo nos sorprenda, no habla muy bien de la naturaleza humana y sí de nuestro acorchamiento ante la realidad. Pero ¿cómo evitarlo? El aluvión de novedades abotarga nuestra capacidad de sorpresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.
Contestaré si tengo algo pertinente que añadir.